Impresión 3D

Marchamo de la Aduana de Sanlúcar de Barrameda (1805) 
Mostrar más

Según las instrucciones para el gobierno de las Aduanas promulgadas durante finales del siglo XVIII y primer tercio del siglo XIX, los aduaneros y empleados del resguardo estampaban el marchamo en el exterior de los fardos, cajas y demás cabos –líos pequeños que no llegaban al tamaño del fardo-, una vez que habían sido legalmente despachados.

 

Debido a su importancia, la responsabilidad de la custodia de los sellos correspondía al administrador y al marchamador de la Aduana.

  

Manuel Godoy, príncipe de la Paz y Primer Secretario de Estado y del Despacho concedió numerosos privilegios, aunque de carácter efímero, a Sanlúcar de Barrameda, población a la que se hallaba sentimentalmente vinculado.

 

Entre los privilegios con que le dotó estuvo la concesión de un Consulado de Comercio y el rango de capitalidad de provincia con jurisdicción sobre treinta y dos pueblos. Otro más fue la elevación de la categoría de su aduana al mismo rango que Cádiz, habilitándola para el comercio de importación y exportación con América y el extranjero y para cabotaje.

Descripción:

El sello se limita al escudo pequeño de la monarquía, reducido a los cuarteles de Castilla y León.

 

Está timbrado por la corona Real que rompe el campo del sello y rodeado por una leyenda inserta entre dos círculos concéntricos:

 

«R.L ADUANA DE S.N LÚCAR DE BARRAM.DA».

 

El sello se confeccionó en bronce, siendo soldado a una placa de hierro para hacerlo más resistente. La placa está unida a un pomo de caoba, en el que se empotran cuatro brazos de hierro que están remachados a la placa de hierro. El pomo de madera está reforzados por un cinturón de cobre y otro de hierro. En el pomo hay una inscripción en latón con los datos del fabricante: «CANEPA LO GRAVÓ EN CÁDIZ. AÑO 1805».

 

Sus dimensiones son: 12 mm. por su diámetro más ancho. El pomo mide 180 mm.

 

Se conserva en el Archivo General Central del Ministerio de Hacienda: S-134.

Partiendo del objeto original, se ha reproducido en impresión 3D para ponerlo a disposición de cualquier persona que quiera tener una replica.