La Secretaría de Estado borbónica

FRANCISCO SAAVEDRA SANGRONIS

15/10/1808-30/10/1809

 

El hispalense Francisco Saavedra vio la luz el día 4 de octubre de 1746 y comienza sus estudios primarios en la Escuela de Juan María Azpilicueta, en su ciudad natal, continuándolos en el Colegio de Santo Tomás, también de Sevilla, y en el de Sacromonte de Granada, cursando posteriormente la carrera de Teología en la Universidad granadina, en la que se licencia. Comienza la carrera eclesiástica, que abandona tras la primera tonsura, encaminando entonces sus pasos a la vida militar y funcionarial. Participa en la famosa Expedición a Argel organizada por Carlos III en 1775. Poco después consta como oficial de la sección de Indias en 1778, secretario de embajada en Portugal, comisionado en América, donde desempeña el cargo de intendente en Caracas. El 21 de noviembre de 1797 se le nombró secretario de Hacienda y un año más tarde se le encargó la Secretaría de Estado, momento en el que le retrató Goya.

 

Se interesó notablemente por las relaciones con Francia y por los asuntos económicos. Participa de manera muy protagonista en los acontecimientos derivados de la Guerra de la Independencia, ostentando la condición de presidente de la Junta de Salvación en Sevilla en 1808.

 

Ministro de Hacienda de la causa fernandina entre el 15 de octubre de 1808 y el 30 de octubre de 1809, fecha en que pasa a desempeñar las tareas de ministro de Estado (hasta el 31 de enero de 1810) y, después, miembro de la Junta Central y del Consejo de Regencia que coordinaba los esfuerzos de los patriotas frente al invasor francés. Amigo de Jovellanos, es autor de un interesante Diario que relata sus experiencias durante la comisión que tuvo a su cargo entre 1780 y 1783. Falleció en 1819.

JOSÉ MARTÍNEZ HERVÁS. Marqués de Almenara

02/11/1809-02/06/1810

Granadino. Se ignoran sus fechas de nacimiento y muerte. Banquero afincado en París además de corresponsal de Godoy, su protector. Inició su carrera política en 1795. Comisionado en Francia para las negociaciones para la paz de Basilea. Sería nombrado cónsul en París y hasta embajador provisional en 1803. Como recompensa a sus trabajos obtuvo los honores de ministro de la Junta Suprema de Comercio y Moneda y la cruz pensionada de Carlos III, así como una plaza efectiva en el Consejo Supremo de Hacienda.

 

En esa fecha obtendría el título de marqués de Almenara, como recompensa a los servicios prestados ante la corte de Napoleón. En 1805 fue nombrado embajador cerca de la Sublime Puerta Otomana.

 

Siendo embajador en Constantinopla estalla la Guerra de Independencia. Una vez instaurado José Napoleón en el trono se decide a regresar a España, por lo que entró en contacto sucesivamente con cada uno de los dos bandos contendientes. Inclinado a tratar en un principio con la Junta Suprema, decide seguir la causa bonapartista tras producirse la entrada de Napoleón en Madrid y la caída de Zaragoza. Martínez Hervás regresó a Madrid en 1809. Sirvió como comisionado regio en diferentes provincias. Al poco tiempo fue nombrado miembro de Consejo de Estado y presidente de su sección de Hacienda. En diciembre de 1809 fue nombrado ministro del Interior.

 

Durante la expedición de José I a Andalucía, Martínez Hervás le acompañó en su calidad de ministro del Interior, siendo nombrado además ministro de Hacienda Interino para Andalucía, entre el 1 de febrero y el 26 de abril de 1810. Desde el mismo día 26 de abril y hasta el 7 de agosto de ese año desempeñó la cartera de Hacienda para todo el país, también con carácter interino.

 

Martínez Hervás fue persona de la máxima confianza de José I; por ello, tras el fin de la Guerra, siguió la suerte de todos los afrancesados. Abandonó el país y marchó al exilio al final de la Guerra. En 1820, tras el triunfo del pronunciamiento liberal de Cabezas de San Juan, solicitó que su causa fuese revisada para reivindicar su actuación política.

NICOLÁS MARÍA SIERRA

02/07/1810-13/11/1810

 

Es muy poco lo que puede decirse de la etapa de Nicolás María Sierra al frente de la cartera de Hacienda. Leal a la causa fernandina, fue nombrado ministro de Gracia y Justicia en marzo de 1810. A los pocos meses, en junio, se encargó con carácter interino de los Despachos de Marina y de Hacienda. Permaneció al frente de éste último hasta 13 de noviembre de 1810.

 

Es ese momento, en su calidad de ministro de Gracia y Justicia, fue el encargado de tomar juramento a los diputados elegidos a Cortes Constituyentes. Al cesar en todos sus cargos fue elegido diputado suplente por Aragón. Nuevamente lo sería para la legislatura ordinaria de 1813.

JOSÉ COMPANY Y PÉREZ

13/11/1810-14/01/1811

 

Nació en Gandía el 21 de abril de 1772. Se ignora su fecha de fallecimiento. Hizo toda su carrera administrativa al servicio de la Real Hacienda, dónde alcanzó el cargo de oficial primero mayor de la Secretaría de Estado y del Despacho Universal de Hacienda.

 

Leal a la causa Fernandina, tras el cese de Nicolás María Sierra, fue habilitado por el Consejo de Regencia como ministro de Hacienda interino en 13 de noviembre de 1810. Se mantuvo en el cargo hasta el 14 de enero de 1811.

 

Entre 1817 y 1818 fue consejero supernumerario en el Supremo de Hacienda. Entre 1819 y 1820 fue ministro de la Contaduría Mayor de Cuentas, adscrita al mismo organismo.

 

Fue recompensado por sus servicios con la Cruz pensionada de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III.

JOSÉ CANGA-ARGÜELLES

14/01/1811-06/02/1812

 

Asturiano ilustre, José Canga-Argüelles vio la luz primera en Oviedo, el día 12 de julio de 1771.

 

Político liberal y economista, adscrito a la Masonería, estudia en las Universidades de Oviedo y Zaragoza doctorándose en Derecho en 1791.

 

Funcionario de Hacienda, trabaja en la Caja de Amortización de Vales Reales, cargo desde el que escribe estudios sobre los problemas económicos y fiscales de la época. Procurador general síndico en Gijón en el año 1798, oficial de la sección de Hacienda en esos mismos días, oficial del Ministerio de Estado en 1803, contador general del Ejército de Valencia en 1804, intendente de Valencia y Murcia en 1809, superintendente general de Hacienda en 1811, diputado en las Cortes de Cádiz en el ya mencionado año de 1811, es nombrado ministro de Hacienda con carácter interino entre los días 14 de enero de 1811 y 6 de febrero de 1812, elaborando el primer Presupuesto español de gastos e ingresos del Estado. Desterrado por la monarquía absolutista, vuelve a ser ministro de Hacienda con el célebre Trienio entre el 22 de marzo de 1820 y el 2 de marzo de 1821. En ese periodo es también jefe político de Soria, consejero de Estado en 1820.

 

De entre sus obras pueden destacarse títulos como “Memoria sobre la cuenta y razón de España” (1811), “Memoria sobre el crédito público” (1820), “Memoria sobre el estado de la Hacienda Pública de España” (1821), “Elementos de la ciencia de la Hacienda” (1825), “Diccionario de Hacienda con aplicación a España” (1826) y “Breve respuesta a la representación de los comerciantes de Londres“ (1829).

 

Sus días terminaron en Madrid el 2 de diciembre de 1842.

ANTONIO RANZ ROMANILLOS

06/02/1812-22/04/1812

 

Nació en Barcones (Soria) el 13 de junio de 1759 y falleció en Madrid, en diciembre de 1830.

 

Cursó estudios en el Colegio Episcopal de Sigüenza. Doctor en Leyes y Cánones en 1780. Reconocido como uno de los principales helenistas españoles de todos los tiempos, su traducción de las obras de Isócrates y las “Vidas Paralelas” de Plutarco siguen teniendo tadavía valor. Fue consiliario de la de Bellas Artes de San Fernando y numerario de las rentas académicas Española y de la Historia. En este último ocupó el cargo de director entre 1822 y 1825.

 

Paralelamente a su actividad científica e intelectual, desarrolló una notable carrera al servicio de la Corona: fue ministro del Crimen en la Real Audiencia de Aragón (1795), oficial de la Primera Secretaría de Hacienda de Estado (1800). En 1802 se desplaza, junto con muchos otros miembros significados de la Administración del Antiguo Régimen a Bayona, respondiendo a la convocatoria efectuada por Napoleón para redactar una Contitución. Seguidor de las ideas liberales, participa activamente en la redacción de la carta magna bonapartista, como secretario de las Cortes. José Napoleón le nombró consejero de Estado y Hacienda en el mismo momento en que abandonó el país por primera vez, en enero de 1809.

 

En septiembre de 1809 formó parte de la Junta de Legislación de la Junta Central, encargada del examen de los informes emanados de la “Consulta al País” y señalar las reformas legales que debían realizarse. Ranz Romanillos se encargó de revisar la legislación histórica y determinar que normas tenían el carácter de fundamentales por tratar los derechos de la Nación, el rey y de los individuos. La labor de la mencionada Junta evidenció la necesidad de redactar un nuevo cuerpo legislativo, por ser inadecuado el existente, dando lugar a la elaboración y promulgación de la Constitución de 1812.

 

Desempeñó el cargo de ministro interino de Hacienda entre el 6 de febrero y el 22 de abril de 1812. Al poco fue nombrado consejero de Estado (20 de febrero), lo que le obligó a renunciar a la cartera de Hacienda al ser ambos cargos incompatibles.

 

Al final de su vida fue perseguido por sus ideas liberales. Tras el fin del Trienio, la reacción absolutista le condenó al destierro en Sevilla en 18244.

 

Fue distinguido en 1807 con el título de caballero de la Real Orden de Carlos III.

JOSÉ VICENTE VÁZQUEZ FIGUEROA

22/04/1812-23/06/1812

 

Nació en Cádiz, el 1 de octubre de 1770. Falleció en esa misma ciudad el 6 de enero de 1855. Educado en el seminario de Vergara, ingresó como guardiamarina en Ferrol e inició una dilatada carrera como oficial de Marina.

 

Fue movilizado durante la Guerra contra la convención francesa. Al estallar la Guerra de la Independencia se puso al servicio de la Junta Suprema Gubernativa del Reino. Sus méritos militares y como marino fueron tenidos en cuenta, otorgándole el nombramiento de oficial de la Secretaría de Estado y del Despacho de Marina.

 

En 1810 marchó con el Gobierno, primero a Sevilla y después a la Isla de León en Cádiz (actual San Fernando). Su labor en la reorganización de las defensas marítimas de Cádiz le valió su nombramiento como ministro de Marina.

 

La salida del Gobierno de Ranz Romanillos hizo que Vázquez Figueroa tuviese que encargarse interinamente de la cartera de Hacienda, a pesar de su oposición a hacerse cargo de un Departamento harto problemático por la inexistencia absoluta de recursos económicos. Permaneció en el cargo a pesar de sus protestas entre el 22 de abril y el 23 de junio de 1812. La Junta admitió por fin su dimisión nombrando en su lugar a Luis María Salazar Salazar, quién en ese momento estaba destinado en Vigo. Vázquez Figueroa se mantuvo interinamente en el cargo hasta la llegada definitiva del nuevo titular.

 

Vázquez Figueroa seguiría al frente del Departamento de Marina hasta 1813. Volvió a ser ministro del ramo entre 1816 y 1818. Entre 1820 y 1823 fue consejero de Estado. Finalmente, desempeño una vez más la cartera de Marina entre 1834 y 1836.

 

Dejó escritas unas memorias en las que cuenta sus vicisitudes como titular interino de Hacienda, que fueron publicadas por su nieto, Narciso Amorós en su “Obras científicas, profesionales y literarias” (Madrid, ca. 1920).

 

Fue distinguido con la Gran Cruz de Carlos III.

LUIS MARÍA SALAZAR SALAZAR. Conde de Salazar

23/06/1812 - 01/10/1812

 

Salazar es un ejemplo de tantos vascos destacados en la crónica del Ministerio de Hacienda. Natural de Vitoria, nació el 13 de marzo de 1758, hijo de Francisco Antonio de Salazar y de Ana Teresa de Salazar.

 

Ingresó en el Real Colegio de Guardiamarinas de Cádiz en 1775. Casó con Ramona Albiz y Ruiz del Castillo, en Bilbao, el 12 de diciembre de 1801, cuando aún no era más que capitán de fragata de la Armada.

 

De entre los importantes cargos que ostentó en su vida pública pueden citarse los de intendente de El Ferrol (1803), intendente general del Consejo del Almirantazgo (1807), jefe político de Sevilla (1812) y consejero de Estado (1816). Ostentó las insignias de caballero de las Órdenes de Carlos III, de Isabel la Católica, de San Genaro de Nápoles, de la Legión de Honor de Francia, de la Torre y la Espada de Portugal y de la Flor de lis. En 1830 le distinguió Fernando VII otorgándole la merced de conde de Salazar.

 

El 23 de junio de 1812, pasa a desempeñar las funciones de ministro de Hacienda hasta el 1 de octubre del mismo año; ministro de Hacienda nuevamente, entre el 4 y el 29 de mayo de 1814, día en el que pasa a ostentar los de ministro de Marina hasta el 27 de enero de 1816, siendo nuevamente ministro de Marina en 1823 y ocupando otras carteras en diferentes ocasiones con caracter interino.

 

Falleció en Madrid el 29 de abril de 1838.

CRISTÓBAL GÓNGORA Y FERNÁNDEZ DELGADO

01/10/1812 - 30/03/1813

 

Nació en Almería el día 10 de septiembre de 1757. Hijo de Cristóbal Josef de Góngora Fernández-Delgado y de María Josefa Fernández-Delgado Díaz. Realizó estudios de leyes en el Colegio de San Fulgencio, en Murcia.

 

Desarrolló toda su vida en el servicio de la Real Hacienda. Comenzó en Pamplona como comisario de Guerra, dónde fue notorio su arreglo de los hospitales militares. Entre 1801 y 1802 pasó a la Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda, dónde alcanzaría el rango de oficial mayor segundo.

 

En 1808 formó parte del séquito que acompañó a Fernando VII a su destierro en Bayona. Consiguió huir y retornar a España, dónde se incorporó como empleado de la Junta Suprema Gubernativa Central. Fue elegido diputado por Granada ante las Cortes Generales y Extraordinarias de 1810 a 1813, las constituyentes que culminaron en la proclamación de la Constitución sancionada en Cádiz el 18 de marzo de 1812 y promulgada al día siguiente.

 

Desempeñó el cargo de secretario de Estado de Hacienda, primero con carácter interino, a partir del 1 de octubre de 1812, después en propiedad, a partir del 7 de febrero de 1813. El mal estado de la Real Hacienda y la desorganización que padecía la Secretaría, le causó la oposición de numerosos diputados. Dimitió del cargo el 30 de marzo de 1813, pasando a continuación a desempeñar el cargo de presidente del Tribunal Mayor de Cuentas.

 

Con la restauración fernandina desempeñó nuevamente la cartera de Hacienda entre el 29 de mayo y el 23 de septiembre de 1814. Fue miembro del Consejo de Estado. En 1815, víctima de las intrigas de la Corte, fue destinado a Burgos. De allí consiguió marchar a su Almería natal, dónde falleció en 17 de enero de 1822.

 

Obtuvo el rango de secretario de S.M. con ejercicio de Decretos, máxima categoría que podía alcanzarse como oficial público. Fue distinguido por sus servicios con el nombramiento de caballero de la Orden de Carlos III.

TOMÁS JOSÉ GONZÁLEZ CARVAJAL

30/03/1813-24/08/1813

 

Este personaje, extraña mezcla de político, poeta y erudito, nació en Sevilla el 21 de diciembre de 1753. Cursó sus estudios en la Universidad de Sevilla, doctorándose en la de Madrid en Filosofía. Ejerció la docencia como profesor de Filosofía Moral en la Universidad hispalense en el año 1780.

 

Obtuvo posteriormente plaza de oficial de Hacienda; agregado a la sección de Hacienda de Indias, como intendente de las Nuevas Poblaciones, trabajó durante los últimos años del siglo XVIII en tareas de colonización de Sierra Morena y otros puntos de Andalucía.

 

Durante la Guerra de la Independencia fue, de forma sucesiva, intendente del Ejército en la batalla de Bailén, intendente del Ejército del Centro, de Mallorca en 1809, de Valencia en 1810, y de Andalucía en 1811; director de los Estudios de San Isidro en Madrid en 1813. Ocupó el despacho de ministro de Hacienda desde el 30 de marzo al 24 de agosto de 1813. Dada su condición de liberal contrario al absolutismo de Fernando VII, fue encarcelado entre los años 1815 y 1820. A partir de esta fecha, participó destacadamente en el Trienio Liberal, ocupando plaza de consejero de Estado en 1821. La contrarevolución del 1823 le hizo exiliarse y a la muerte de Fernando VII se le designó miembro de la Sección de Guerra del Consejo de España e Indias, en cuya calidad fue prócer de la Alta Cámara poco antes de su defunción, constando sus excusas de asistencia por enfermedad a las sesiones de este Cuerpo.

 

González de Carvajal tuvo gran fama como traductor de métrica de los libros de poesía de la Biblia. Escribió “Los Salmos traducidos nuevamente al castellano en verso y en prosa conforme al sentido literal y a la doctrina de los Santos Padres”, con notas sacadas de los mejores intérpretes y algunas disertaciones, estudiando hebreo de manera autodidacta para poder hacer estas traducciones cuando ya contaba cincuenta y cuatro años de edad. También escribió otros trabajos en verso y prosa tomando como modelo a Fray Luis de León.

 

Murió en Madrid el 9 de noviembre de 1834.

JULIÁN FERNÁNDEZ NAVARRETE Y JIMÉNEZ DE TEJADA

24/08/1813 - 04/05/1814

 

Riojano de ilustre ascendencia, Julián Fernández Navarrete (al que, por errata en una obra meritoria se llama Juan, lo que no debe llevarnos a equivocación) era natural de Ábalos, donde le dio a luz, el 16 de febrero de 1767, Catalina Jiménez de Tejada, legítima esposa de Francisco Antonio Fernández de Navarrete. Era nieto paterno de Martín Fernández de Navarrete (caballero de la Orden de Calatrava), y María Catalina Ramírez de la Piscina, natural de Ábalos, mientras que sus abuelos maternos fueron Pedro Jiménez de Tejada, de la localidad de Funes, y Joaquina Argaiz.

 

Culminó sus estudios titulándose como doctor en Humanidades y Derecho, emprendiendo después una carrera burocrática siempre centrada en la Hacienda: tesorero del Ejército en Ceuta en 1796, en la Coruña en 1797, y en Aragón desde 1800 hasta 1808, donde le sorprende el inicio de la Guerra de la Independencia, fue nombrado intendente del Segundo Ejército por la Junta de Cádiz, formando parte del Consejo y Cámara de Guerra, y ostentando la condición de tesorero general e intendente general del Ejército. Se le designó como ministro de Hacienda interino desde el 24 de agosto de 1813 al 4 de mayo de 1814.

 

Una vez finalizada la contienda, desempeña la función de tesorero general desde 1816 a 1818. Murió en Valencia el día 20 de abril de 1820 y consta que contrajo matrimonio con María

Petra Peralta y Valta.

JUAN PÉREZ VILLAAMIL

23/09/1814 – 02/02/1815

 

Jurisconsulto y escritor asturiano, conocido en estas facetas con el pseudónimo de Juan Paredes, Juan Pérez Villaamil nació en el lugar de Santa Marina (Puerto de Vega-Navia), el 1 de mayo de 1754. Realizó estudios de Leyes y Cánones en la Universidad ovetense y, una vez obtenido el grado, en 1785, se incorpora a la Administración como fiscal de la Real Audiencia de Palma de Mallorca. En 1798 es designado miembro del Consejo Supremo de Guerra, fiscal togado del Consejo Supremo de Guerra, auditor general y secretario del Almirantazgo. Estando en Móstoles, el día en que celebraba su cuadragésimo cuarto cumpleaños, sorprende a un emisario que portaba órdenes secretas para las autoridades de Andalucía y Extremadura, en las que se pedía no interceptasen los movimientos que los soldados franceses realizasen por aquellas tierras. La Junta Nacional le nombra vocal, en sustitución de Jovellanos. Poco tiempo después, Villaamil es deportado a Francia, de donde consigue fugarse, logrando llegar a Cádiz. Nombrado en abril de 1812 consejero de Estado, desempeña interinamente la Secretaría de Estado y del Despacho Universal de Hacienda.

 

Es nombrado miembro de la tercera Regencia. Encarnizado enemigo del régimen constitucional, se le separó del cargo antes de que dicha Regencia quedase disuelta por las Cortes, el 8 de marzo de 1814. Al retorno de Fernando VII, y en unión de Pedro Gómez Labrador, redactó, en 1814, el denominado Manifiesto de los Persas, pidiendo la abolición de la Carta de Cádiz. Ministro de Hacienda entre el 23 de septiembre de 1814 y el 2 de febrero de 1815, período en el que se le llamó el Curandero de la Hacienda. Trás la caída de los liberales, Villaamil es rehabilitado en sus honores y nombrado consejero Real, hasta que fallece, en Madrid, el 20 de febrero de 1824. En posesión de la Orden de Carlos III y de la Flor de Lis de la Vendée. Académico de Bellas Artes; miembro honorario y de mérito de la Sociedad Económica Matritense, académico de número de la Real de la Lengua.

FELIPE GONZÁLEZ VALLEJO

02/02/1815 – 10/12/1815

 

De Felipe González Vallejo tenemos escasísimos datos de su biografía. Nació en la localidad alavesa de Campezo e hizo carrera de funcionario, comenzada como escribiente de la Secretaría del Despacho de Indias, en 1785. Posteriormente desempeñó puestos de oficial de la sección de Guerra, contador general de la del Maestrazgo de las Órdenes Militares (febrero de 1792), superintendente de Provisiones (1799), miembro de la Junta de Hacienda, y consejero de Guerra y de Hacienda en 1797. Ministro de Hacienda, aún con la denominación imperante en la época, de secretario, con carácter interino, desde el 2 de febrero al 3 de marzo de 1815, en esa fecha se le nombra en propiedad, manteniéndose en el Gabinete hasta el día 10 de diciembre de 1815.

 

En 1793 ingresó como caballero en la Orden de Santiago pero, desgraciadamente, su expediente referido a esta contingencia se ha extraviado, por lo que no disponemos de este documento que aportaría muchos datos biográficos y genealógicos de los que hoy carecemos, pero sí se sabe que en dicha Orden se le denominó como Felipe González Fernández de Vallejo. Puesto que tenemos constancia de que su hija cobra una pensión por orfandad el año 1824, es lógico deducir que aproximadamente en esa fecha se produjo su fallecimiento.

FRANCISCO GARCÍA LUNA PEINADO

21/04/1815 – 10/12/1815

 

De Francisco García Luna Peinado, nacido en Badajoz el día 2 de octubre de 1766, se sabe, por su expediente de clases pasivas, que en 1802 figuraba como funcionario, concretamente como guarda del Almacén General, contador de Juros y oficial general de Hacienda, ascendiendo a oficial de quinta categoría, en 1805, y alcanzando el rango de secretario del Rey en 1807, año en el que también se le nombra diputado de los Reinos y comisario de Millones. Desempeñó el cargo de ministro de Hacienda interinamente, desde el 21 de abril de 1815, aunque se ignora la fecha de su cese.

JOSÉ DE IBARRA MATEO

10/12/1815 – 27/01/1816

 

José de Ibarra Mateo nació en Caseda (Navarra), el 25 de marzo de 1753. Tras estudiar leyes en Zaragoza se trasladó a Madrid. Inmediatamente entró a servir como oficial de la Real Hacienda: comisionado regional para la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, fiscal del Consejo de Hacienda y, después, de la Real Junta General de Comercio, Moneda y Minas; fue consejero del Supremo de Castilla, de Estado y miembro de la Junta del Banco de San Carlos, y de la Dirección Real del Escusado y Noveno. La Guerra de la Independencia sorprendió a Ibarra en Madrid lo que significó para él un largo periodo de cautiverio. Se le aplicó el Decreto de prescripción josefino por el que debía marchar al destierro en Francia. Por motivos de salud su partida se retrasó hasta 1809.

Permaneció en el país vecino hasta el final de la Guerra. De regreso a Madrid, fue repuesto en su cargo de consejero de Hacienda, siendo nombrado a continuación director general de Rentas. El 10 de diciembre de 1815 fue nombrado secretario de Estado y del Despacho de Hacienda, cargo en el que se mantuvo por espacio de cuarenta días, y del que fue removido por las intrigas políticas de la Corte. En ese tiempo sólo pudo bosquejar las pautas para el arreglo de la acuciante Deuda.

 

Fue desterrado a Sevilla, pero su mala salud sólo le posibilitó trasladarse a un pueblo fuera de Madrid. Finalmente recibió el perdón real y se reincorporó a su puesto en el Consejo de Estado. Falleció el 5 de julio de 1818.

MANUEL LÓPEZ ARAUJO

27/01/1816 – 23/12/1816

Manuel López Araujo es otro de los personajes de nuestro elenco del que se tienen muy pocos datos biográficos, que se ciñen a su nacimiento en Vigo (Pontevedra) el 23 de octubre de 1759, y a las pocas referencias que constan de su carrera administrativa. Se sabe que en 1793 era contador general de Rentas y comisario de Guerra y una década después, en 1803, ostentaba la condición de oficial noveno de Hacienda para, en 1814, ser designado director general de Loterías y consejero de Hacienda. Ocupó el despacho ministerial de Hacienda, entre los días 27 de enero y 23 de diciembre de 1816, fecha esta última en la que se le designa como consejero de Estado.

ANTONIO GONZÁLEZ SALMÓN GONZÁLEZ DE LAGO

03/11/1819 – 22/03/1820

 

Antonio González Salmón era natural de San Felices del Valle, donde vino al mundo el día 1 de noviembre de 1768. Fue tío de otro ministro, en este caso de Estado, que también fue presidente del Gobierno, Manuel González Salmón. Funcionario y diplomático, ocupa diferentes puestos de relieve a lo largo de su carrera, como cónsul General en Tánger, encargado de Negocios en Marruecos en 1801, presidente de la Compañía de Filipinas, intendente Provincial, superintendente de Hacienda, consejero de Estado, superintendente del Montepío de Loterías en 1820.

 

Desempeñó las funciones de ministro de Hacienda desde el 3 de noviembre de 1819 al 22 de marzo del siguiente año, y las de ministro de Ultramar, interinamente, en los últimos días de ese periodo, en concreto desde el 10 de febrero al 17 de marzo de 1820.

JOSÉ CANGA-ARGÜELLES

22/03/1820 – 02/03/1821

 

Asturiano ilustre, José Canga-Argüelles vio la luz primera en Oviedo, el día 12 de julio de 1771. Político liberal y economista, adscrito a la Masonería, estudia en las Universidades de Oviedo y Zaragoza doctorándose en Derecho en 1791. Funcionario de Hacienda, trabaja en la Caja de Amortización de Vales Reales, cargo desde el que escribe estudios sobre los problemas económicos y fiscales de la época. Procurador general síndico en Gijón en el año 1798, oficial de la sección de Hacienda en esos mismos días, oficial del Ministerio de Estado en 1803, contador general del Ejército de Valencia en 1804, intendente de Valencia y Murcia en 1809, superintendente general de Hacienda en 1811, diputado en las Cortes de Cádiz en el ya mencionado año de 1811, es nombrado ministro de Hacienda con carácter interino entre los días 14 de enero de 1811 y 6 de febrero de 1812, elaborando el primer Presupuesto español de gastos e ingresos del Estado.

 

Desterrado por la monarquía absolutista, vuelve a ser ministro de Hacienda con el célebre Trienio entre el 22 de marzo de 1820 y el 2 de marzo de 1821. En ese periodo es también jefe politico de Soria, consejero de Estado en 1820. De entre sus obras pueden destacarse títulos como “Memoria sobre la cuenta y razón de España” (1811), “Memoria sobre el crédito público” (1820), “Memoria sobre el estado de la Hacienda Pública de España” (1821), “Elementos de la ciencia de la Hacienda” (1825), “Diccionario de Hacienda con aplicación a España” (1826) y “Breve respuesta a la representación de los comerciantes de Londres“ (1829). Sus días terminaron en Madrid el 2 de diciembre de 1842.

LUIS SORELA CARCAÑO

02/03/1821 – 04/03/1821

 

Luis Sorela, aunque nacido en la isla de León, en Cádiz, el 18 de junio de 1784, era descendiente de italianos como hijo de Pedro Sorela y de María Carcaño de Villarino (cuyo primer apellido, a veces, se transcribe como Calcaño o Calcagno). Cursó doce años de estudios mayores en la Universidad de Sevilla, donde se doctoró en Leyes y Derecho Económico. Se matriculó como abogado de los reales Consejos e hizo una brillante carrera en la Administración, ocupando los puestos de director de las Bulas y Penas de Cámara y del Derecho del Registro, director general de Deuda Pública, presidente de la Junta de Liquidación de la Deuda del Estado, miembro del Consejo de Su

Majestad, secretario de Su Majestad con ejercicio de Decretos, jefe superior de la Administración, etc.

 

Caballero Gran Cruz de Isabel la Católica y de Carlos III, el expediente para ingresar en esta Orden en 1830 es una rica fuente de datos biográficos y genealógicos del personaje. Previa obtención de la correspondiente licencia, dada en Palacio el 28 de septiembre de 1817, contrajo matrimonio en Coín el 11 de octubre de 1817, con María Joaquina Mauri, hija de Juan y de María Salva. Falleció en Madrid el día 31 de octubre de 1847. Ocupó el puesto de secretario interino en tres ocasiones, entre los días 2 y 4 de marzo de 1821, entre el 11 y 24 de enero de 1822 y del 30 de enero al 28 de febrero de 1822.

ANTONIO BARATA BARATA

04/03/1821 – 31/10/1821

 

Catalán, Antonio Barata nace en Matadepera, el 21 de febrero de 1772, hijo de Juan Barata y Mata, labrador, y de Antonia Barata y Diusmen. Su origen humilde explica las tendencias liberales de que hizo gala en toda su vida pública. Sabemos que recién iniciada la Guerra de la Independencia, el día 8 de agosto de 1808, recibe el nombramiento de vocal de la Junta Suprema de Cataluña, cargo que desempeña hasta el 13 de octubre de 1811, en que se le designa como ministro de la Junta Nacional de Crédito Público. Coincidiendo con el Trienio Liberal, el 4 de marzo de 1821, se le hace secretario del Despacho de Hacienda, cargo del que dimite el 31 de octubre del mismo año.

 

En el periodo de pujanza liberal coincidente con los últimos momentos de Fernando VII y bajo la regencia de la Gobernadora vuelve a ocupar relevantes puestos: el 14 de octubre de 1833,

subdelegado de Fomento de Barcelona, el 17 de abril del año siguiente, director de la Real Caja de Amortización, el 17 de julio de 1835, ministro del Consejo Real y decano de la Sección de Hacienda, por jubilación de Antonio Martinez. Nombrado senador en la legislatura de 1845-1846, no llegó a jurar, por lo que no tomó posesión del escaño en la Alta Cámara. Sus hijas solicitan la pensión como huérfanas en 1854, por lo que deducimos que debió de morir en fecha no alejada de ese año.

ÁNGEL VALLEJO VILLALÓN

31/10/1821 – 08/01/1822

 

Ángel Vallejo Villalón era leonés y siguió la carrera militar, llegando a ostentar la graduación de coronel de Caballería. En el plano ideológico es un liberal reconocido, vinculado muy claramente con los elementos que alcanzaron el poder en el Trienio de 1820-1823.

 

Ocupó el puesto de secretario del Despacho Universal de Hacienda, con carácter interino, del 31 de octubre de 1821 al 8 de enero de 1822, y, ya en tiempos de la Reina Gobernadora, desde el 28 de agosto de 1835 al 14 de septiembre de 1835 ocupó con carácter interino la cartera de Gobernación, siendo el conde de Toreno presidente del Consejo. Igualmente ostentó la condición de subsecretario del Ministerio de la Gobernación en 1835. Falleció, también en León, el día 27 de diciembre del año 1840.

LUIS LÓPEZ BALLESTEROS VARELA

24/01/1822 – 30/01/1822

 

López Ballesteros nació en el seno de una aristocrática familia de Villagarcía de Arosa (Pontevedra), el 21 de junio de 1782. Quedó huérfano de padre a los cuatro años y estudió Derecho en la Universidad de Santiago. Encabeza en Arosa, con los voluntarios armados, la lucha contra los franceses en la Guerra de la Independencia. En 1809 actúa como elector de la Junta Superior de Galicia, y, en 1813 fue procurador síndico del Ayuntamiento de Villagarcía de Arosa. Durante la Guerra de la Independencia ejerció como comisario de guerra. En 1814, ingresa como oficial duodécimo en Hacienda. En 1818 Fernando VII lo hace director general de Rentas.

 

En 1820, al producirse el levantamiento de Riego, solicita la jubilación, fiel al Rey absoluto. Una vez finalizado el Trienio, es repuesto en su cargo, y luego es nombrado ministro de Hacienda el 24 de enero de 1822, cesando a los seís días. Fue nombrado nuevamente para dicha cartera el 2 de diciembre de 1823 y permaneció en el cargo hasta el 30 de septiembre de 1832.

 

Se le deben importantes reformas administrativas: crea las Intendencias de Guerrra y Marina, la Junta de Fomento de Riqueza Pública y la Caja de Amortización de la Deuda; negoció un Tratado con Francia e Inglaterra para liquidar la Deuda. Fundó el Banco Español de San Fernando sobre los restos del de San Carlos, y establece en Madrid la Bolsa de Comercio y el Conservatorio de Artes. Crea también la Inspección Fiscal de Aduanas y el expediente de responsabilidades de los funcionarios. Es considerado el fundador de la Hacienda moderna en España.

 

Entre sus logros cabe citar el Código de Comercio y la Ley de Enjuiciamiento de los Negocios y Causas Comerciales. En 1832 se le nombra consejero de Estado y, una vez muerto Fernando VII, se retira de la vida política. En 1844, es senador por La Coruña. En 1845 Narváez le nombra senador vitalicio. Bravo Murilllo le nombra vicepresidente del Consejo de Ultramar. Por último, Isabel II, en 1846, le ofrece nuevamente la Cartera de Hacienda, pero no la acepta. Falleció, víctima de una pulmonía, en Madrid, el 13 de octubre de 1853. Estaba en posesión de importantes condecoraciones: Gran Cruz de Carlos III, de la Orden de San Genaro, de Nápoles, la de la Legión de Honor Francesa y la de la Torre y la Espada, de Portugal.

FELIPE SIERRA PAMBLEY

28/02/1822 – 05/08/1822

 

Felipe Sierra Pambley, nacido el día 26 de mayo de 1774 en la localidad leonesa de Villablino, casó con Joaquina Álvarez Blasón. Durante el Trienio Liberal, con cuyos postulados se vinculó activamente, consta que al constituirse la Sociedad Patriótica Constitucional de la región leonesa, en mayo de 1820, era miembro destacado de la misma, para luego ser diputado y director general de la Hacienda Pública. Intendente de provincia, intendente del Ejército en 1820, director de la Hacienda Pública en 1820, ministro de Hacienda desde el 28 de febrero de 1822 al 5 de agosto de 1822. Fue también ministro interino de Guerra.

 

El 29 de octubre de 1822, por considerársele implicado en la conspiración del 7 de julio, junto a los pasteleros (Martínez de la Rosa, Murillo y Toreno), se ordena la búsqueda y captura. Consejero de Estado Honorario en 1823, participó en el Legislativo como diputado a Cortes por la circunscripción de León entre 1820 y 1822 y en la legislatura de 1844.

ANTONIO MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Agrega más información sobre este ítem...

 

Nacido en Ajamil de Cameros (Logroño), el día 13 de enero de 1770, siendo hijo del matrimonio formado por Manuel Martínez Ulibarría, regidor Noble del dicho Ajamil, y de Josefa Manuela Martínez Lozano y Pastor. Por el lado paterno era sobrino de don Antonio Martínez Ulibarría, hacendado en Ajamil y vecino de Madrid, oficial de la Tesorería General de Su Majestad, que posiblemente utilizase sus influencias en la Corte para hacer ingresar a su sobrino en la Función pública.

 

Fue contador general en el Consejo Supremo de Hacienda. Su carrera política culminó al ocupar el Ministerio de Hacienda con Cea Bermúdez, entre el 25 de marzo y el 27 de diciembre de 1833, momentos coincidentes con el fallecimiento de Fernando VII, en una etapa de Gobierno moderado de este monarca. Previamente había desempeñado estas mismas funciones, interinamente, en agosto de 1822, durante el trienio liberal. Funcionario, contador de la Dirección del Crédito Público, intendente honorario de provincia desde 1815, ocupó el mismo puesto con carácter efectivo en 1819, tesorero general de la Nación en 1822, consejero de Hacienda. Miembro del Estamento de Próceres del Reino según el tenor del Estatuto Real, en 1834, y senador vitalicio en 1845, fue caballero de la Orden de Carlos III en 1830 (cuyo expediente da numerosos datos acerca de su genealogía), alcalde noble de Ajamil en 1817, hidalgo por la Chancillería de Valladolid en 1801, y miembro del Real Cuerpo de Caballeros Hijosdalgo de la Nobleza de Madrid en 1802. Casó con Inés Canales.

MARIANO EGEA

06/08/1822 – 28/04/1823

 

Nacido en Murcia el 8 de septiembre de 1777, hijo de Ventura Egea y de María Gaya, nieto, por la línea paterna de Francisco de Gea y Josefa Fiol, y por la materna de Juan Gaya y Juana Jesce. Aunque el apellido de su abuelo figure, a veces, como Gea. En 1794 entra a servir en la Compañía del Rosellón, donde consta hasta 1798; al año siguiente pasa como oficial agregado a a la Direccion de Provisiones y Víveres. En 1798, se le menciona como oficial de la Contaduría principal de Propios y Arbitrios de la Ciudad de Murcia. En 1800 pasa, como oficial, a la Tesorería del Ejército de Valencia, y, entre 1812 y 1816, ejerce de contador general de Rentas de Valencia.

 

Nombrado en 1818 vocal secretario de la Junta de Contribuciones y Estadística de Valencia, para ser designado en 1821 director general de Rentas, por lo que se aprecia claramente su adscripción ideológica al Liberalismo, alcanzando los más altos puestos en el famoso Trienio. Al año siguiente, pasa a desempeñar las funciones de intendente de Valencia, siendo designado inmediatamente director general de Contribuciones directas, secretario interino del Despacho de Hacienda. Recae en él la responsabilidad del Ministerio entre el 6 de agosto de 1822 y el 28 de febrero de 1823, nuevamente desde ese mismo día al 28 de abril de 1823, ejerciendo como vocal de la Junta de Hacienda a su cese como ministro. Tras el oscurecimiento lógico de la década siguiente, cuando Fernando VII retoma el poder absoluto, reaparece Egea como ministro interino de Hacienda en 1836. En las Cortes convocadas al año siguiente, que elaboraron la Constitución de 1837, ocupó escaño de senador por Valencia. Mariano Egea acabó sus días, septuagenario, en el Real Sitio de San Ildefonso (Segovia) el 9 de noviembre de 1841.

LORENZO CALVO DE ROZAS

28/02/1823 – 20/04/1823

 

Lorenzo Calvo de Rozas nació en el lugar de San Cipriano, del concejo vizcaíno de Ranero, el día 23 de junio de 1773. Era hijo de un próspero comerciante con intereses en Málaga, Cádiz, Lisboa y Alicante. Se dedicó, como su padre, al comercio, ejerciendo también como banquero en Madrid. Asciende en el mundo de los negocios en el reinado de Carlos IV y figura como miembro de la

Junta de Gobierno del Banco de San Carlos. Su actividad en la Guerra de la Independencia es muy intensa, ostentando el cargo de intendente general del Ejército de Aragón, así como el de corregidor de Zaragoza y representante de la misma ante la Junta General.

 

En cuanto a su carrera política es la propia de un liberal de la época, que alcanza puestos de relieve en el trienio Constitucional de 1820 a 1823: fue miembro de la Junta directiva de Hacienda en el dicho año de 1820, director general de Rentas en el mismo año, alcanzando finalmente la poltrona de ministro de Hacienda, que ocupa desde el 28 de febrero al 20 de abril de 1823. No sabemos más de sus actividades en las siguientes etapas de su vida, constándonos solamente que falleció

MANUEL CORTÉS ARAGÓN

28/04/1823 – 12/05/1823

 

Tenemos muy pocos datos biográficos de Manuel Cortés Aragón. Por el tenor de su testamento y algunos otros documentos a él referentes que hemos localizado, sabemos que nació en la localidad zaragozana de Sádaba alrededor del año de 1778, hijo de Ignacio Cortés e Hipólita Aragón. Su carrera parece la de un funcionario de escaso relieve: oficial mayor de la Secretaría de Estado y Despacho de Hacienda, director de Liquidación de la Deuda Pública, secretario de Su Majestad, con ejercicio de Decretos, vocal de la Junta de Aranceles, ejerció, con carácter interino, el Ministerio de Hacienda desde el 28 de abril de 1823 al 12 de mayo de 1823.

 

Terminó sus días el 13 de marzo de 1845, en Madrid, de cuya parroquia de San Sebastián era vecino, habiendo testado en la dicha Villa y Corte el 22 de diciembre de 1842. Había casado en primeras nupcias con Ignacia Marco, y una vez viudo de esta señora contrajo segundo matrimonio, con Narcisa Agulló, en la madrileña parroquia de Santa Cruz, el 23 de noviembre de 1829; al enviudar nuevamente, pasó a un tercer matrimonio, en esta ocasión con Josefa Armosa.

JUAN ANTONIO YANDIOLA GARAY

13/05/1823 – 30/09/1823

 

Nació en San Esteban de Galdames (Vizcaya), el 29 de agosto de 1786. Falleció en París en 8 de enero de 1830. Su actividad profesional y política le hizo efectuar desde muy pronto prolongados viajes a Inglaterra y a las posesiones americanas de la Corona. En 1812, siendo oficial de la Secretaría de Hacienda de Indias, fue nombrado vocal en las Juntas Generales de Vizcaya. En 1813 fue elegido Diputado a Cortes por la misma provincia. Sus ideales políticos son confusos: en 1816 formó parte de la conspiración de Richart, o “conspiración del Triángulo” que buscaba el asesinato de Fernando VII. Desmantelada la trama fue apresado y torturado por la Inquisición. Marcharía a Inglaterra exilado. Allí comenzó a prestar importantes servicios a la causa fernandina, tanto políticos como financieros, ya que negoció importantes empréstitos para la Corona con casas inglesas y francesas como representante del Banco de San Carlos. Durante el “Trienio Liberal” fue elegido diputado por Vizcaya en las legislaturas de 1820 a 1823.

 

Allí acentuó su moderantismo defendiendo el régimen particular de las provincias vascas. Entre 1822 y 1823 desempeñó el cargo de tesorero general de la Nación. Ocupó la cartera de Hacienda entre el 13 de mayo y el 30 de septiembre de 1823, dentro del Gobierno presidido por Calatrava. El motivo de su elección fue su experiencia financiera. Fue el último gobierno del Trienio, el que marchó primero a Sevilla y luego a Cádiz, huyendo de las tropas del Duque de Angulema. En su calidad de miembro del Gobierno, se le asignó la misión de acompañar como ministro de Jornada a Fernando VII durante todo el tiempo que marchó obligado junto con las Cortes en su huida de Madrid. Una vez suprimido el Gobierno liberal, Yandiola marchó al exilio. Primero a Tánger y desde allí a Lisboa, Rochefort, Burdeos, Laval, Nantes y, finalmente, París, dónde fijó su residencia en 1825.

JUAN BAUTISTA DE ERRO AZPIROZ

26/05/1823 – 02/12/1823

 

La biografía de este guipuzcoano notable comienza en Andoaín, donde vio la luz primera el 22 de julio de 1774. Estudió en el Seminario de Nobles de Vergara, para cursar la carrera de Ingeniero de Minas, periodo en el que trabajó en las minas de Almadén. Contando sólo veinticuatro años, fue nombrado individuo de la Academia de Minería y Geometría Subterránea de Almadén. El 25 de junio de 1798 recibe la acreditación como contador de Rentas Reales de la Provincia de Soria y el 4 de octubre de 1807 contador general de Propios y Arbitrios y Rentas de la provincia de Soria. En la Guerra de la Independencia fue presidente de la Junta Insurreccional e intendente de La Mancha (desde el 20 de diciembre de 1809), constando como intendente en Madrid (14 de junio de 1806) y en Cataluña, desde el 29 de enero de 1818, jubilándose con fecha 13 de enero de 1821.

 

Ocupó el despacho de ministro de Hacienda por un periodo algo inferior a los siete meses, desde el 26 de mayo al 2 de diciembre de 1823. Terminó sus días en Bayona (Francia) el 5 de enero de 1854.

VICTORIANO ENCIMA PIEDRA